" asturgeografic: El Acebo / L´Acebu

miércoles, 27 de junio de 2018

El Acebo / L´Acebu

 El edificio actual fue construido en 1590 por Diego de Argos, así como la casa del capellán y la de novenas. Es de planta de cruz latina, con una torre al frente y una sacristía adosada al ángulo sureste. En la torre destaca, sobre todo, el uso de sillar de piedra.




 El retablo mayor fue sustituido a finales del siglo XVII por el actual. Sigue el estilo marcado por el retablo mayor de Corias, con columnas salomónicas emparradas. Fue tallado por Manuel Ron entre 1687 y 1691, y dorado por Juan Menéndez Acellana en 1709, ambos artesanos vecinos de Cangas del Narcea

 El retablo guarda una imagen románica del siglo XIII que estaba en la capilla primitiva, una talla de madera que en el siglo XVII pasó a ser vestida. En 1900 se reformó para sustituir el niño por el actual


 Una escalera tras el retablo, permite acceder a la altura de la Virgen y tocar su manto



 Exvotos ante el retablo filipino


A la Virgen del Acebo
esti ram ch´intrigamus
pa que nus guarde las vacas
y nus críe bonus xatus


Ofrendas
(Ahora ya sabemos cómo obtienen el carnet de conducir los cangueses... 😁)



San Miguel venciendo al demonio....






 Entorno del santuario


El santurario de N.S. del Acebo está situado a 1100 m de altitud en la parroquia de Linares, al norte de la sierra de los Acebales, en el concejo de Cangas del Narcea.
Cuenta la leyenda que aquí se levantaba desde tiempo inmemorial una capilla frecuentada por pastores y vaqueiros. Según cuenta el jesuita cangués, Luis Alfonso de Carballo en "Antigüedades y cosas memorables del Principado de Asturias" en 1613, era "tan pequeña y baxa que era necesario baxar la cabeza al entrar por la puerta".
Una tradición decía que algunas personas que atravesaban de noche aquella sierra habían visto celebrar oficio en aquella capilla a la que asistía una gran Señora acompañada de un numeroso séquito. Pero, acabada la misa, todos desaparecían. Entonces tuvo lugar un prodigio en la persona de María de Noceda, mujer paralítica desde la niñez y que andaba con muletas. Aquel día de 1575, tras la misa, María comenzó a proferir gritos de dolor, y todos los presentes pudieron ver como la pierna se le puso buena. Aquel día la mujer se hizo una choza y residió allí algunos años.
La fama corrió y a aquella ermita acudían cada vez mayor número de fieles. Pronto se pensó en levantar allí un santuario más digno, aunque por los rigores del alto se decidió construirla en Vegalapiedra, pero cuando tuvieron todos lo materiales para comenzar la obra, éstos amanecían al día siguiente en el alto, ya así ocurrió tres veces, hasta que se interpretó que era voluntad de la virgen tener su morada en lo alto, en el mismo lugar donde estaba la antigua ermita.

El 8 de septiembre se celebra una romería de gran tradición, que marcaba el final de la alzada de los vaqueiros.

Xuntáronse más vaqueiros
nel Acebu´l otru anu,
que pelos tien una cabra
ya fuechas venti castañas

(J.M. Flórez, 1923)




No hay comentarios:

Publicar un comentario