" asturgeografic

domingo, 25 de septiembre de 2016

Museo de la madera


 Predecesores de la madreña: sandalias, zocos y zocas.
Los zocos son de suela de madera y empeine de cuero, mientras que la zoca está hecha totalmente de madera

 Galochas
Desarrollada en la Asturias galaica y zonas limítrofes de Lugo y León, son un híbrido entre la zoca y la madreña. El nombre deriva de la palabra francesa "galoche", que designa un calzado del tipo zoco

 Madreñas de escarpín
Se utilizaban con un tipo de zapatilla sin suela fabricada de sayal (lana grosera abatanada) que permitía una mejor adaptación de la madreña al pie, debido a su boca más cerrada

 Albercas de Cantabria, utilizadas desde el límite de Asturias hasta el Valle del Pas

 Madreñas de zapatilla
La reducción progresiva de las labores en zonas alejadas de la casa, junto con la aparición de la zapatilla comercial y su uso con la madreña, hizo que ésta evolucionara hacia una mayor boca que facilitara calzar y descalrzarla



 Aunque la mujer siempre estuvo presente en la mayoría de las actividades que se desarrollan en las zonas rurales, había ciertos trabajos en los que su presencia estaba restringida, como fue  la fabricación de madreñas. Sin embargo, participaba en algunas de las fases de su elaboración, como tronzar y transportar trozos de troncos desde el monte hasta el pueblo, ahumar las madreñas, lijarlas y dibujarlas

 Bregadera de pan para dejar la masa más fina


 Bandurria tradicional
Se talla en una sola pieza de madera, cubriendo la caja con una piel de cabrito o vaca. Se toca sentado y con la bandurria sobre las piernas


 Mesa de rabilar el queso
Se empezó a utilizar desde finales del siglo XIX en proceso de amasado del queso Casín. Está construida con madera de castaño y haya


La elaboración de madreñas solía ser una actividad complementaria a la agricultura y ganadería, dentro de una economía de subsistencia. Por ese motivo, el aprovechamiento y protección de la madera de los bosques comunales era objeto de normas locales específicas. En 1837, la ordenanza de Abantu especificaba una multa de 100 reales por la corta ilegal de los árboles "por el pie", y la obligatoriedad de realizar repoblaciones por medio se sextaferias (trabajos comunales realizados el sábado o sexto día)

LOCALIZACIÓN: en Veneros, concejo de Caso (Principado de Asturias)






Playa de Arra y Acantilados del Infiernu

 Arra es la última playa del concejo de Ribadesella en dirección al oriente Asturiano

Hasta aquí se puede llegar en coche, y aunque no lo parezca, por ahí se va a la playa...

 Sí, se puede pasar, palabrita...

 Esta es la parte más ancha del sendero

 Debido al derrumbe de parte de la escalera de acceso, es peligroso bajar

 Está habilitado un sendero alternativo, pero es bastante pindio y resbaladizo. 
Esta cobardica que suscribe, ahí mismo dio la vuelta

 Acantilados de Arra

 En vista del fracasado descenso a la playa, fuimos hasta el Área Recreativa del Infiernu y más allá...

 Acantilados del Infiernu (¡pena de mar en calma!)

 La playa de Arra desde los acantilados del Infiernu

 La sorpresa del día, ¡un lagarto! (Lacerta schreiberi)
http://www.asturnatura.com/especie/lacerta-schreiberi.html 


 Punta Canto de Palo Verde (creo)


El acceso al entorno de la playa de Arra se hace desde Ribadesella por la carretera AS-263, pero a la playa se llega a pie. Como me resulta difícil explicarlo, ya que fuimos a "palpu" porque el Sr. Entomólo había pasado por allí cerca y se medio acordaba, aquí os dejo un enlace con mapa incluido. http://www.desdeasturias.com/los-acantilados-del-infierno-asturias/.

Finalizada la sesión de fotos, fuimos dando un paseo hasta el Área Recreativa del Infiernu y por un camino de tierra bien marcado hasta Punta Canto de Palo Verde.




PARA QUE LO SEPAS: playa no apta para nin@s, ni patos@s...


sábado, 24 de septiembre de 2016

Ecomuseo de Somiedo: los oficios y la trashumancia

 Sede del Ecomuseo de Somiedo dedicado a los oficios y la trashumancia, en Caunedo

EL FERREIRO
El oficio de ferreiro es uno de los más antiguos. Solía ser hereditario, fundamentalmente porque aprendía el oficio y, con el tiempo, heredaba el taller de su padre o de su abuelo.


 Fuelle y muela d´afilar


EL GOXEIRO
El goxeiro trabajaba generalmente por encargo y cobraba por pieza fabricada, pero también salía a trabajar a las casas. Solía ir el mismo a buscar la madera al monte, de avellano o de castaño, que se tostaba en el monte o en casa, se fendía en tiras lo más finas posibles y se metían en agua para hacerlas maleables.

 Potro
Se usaba para sujetar la madera mientras se desbastaba para hacer tiras, las baniel.las, que luego se utilizaban para tejer


 Nansa para pescar


EL MADREÑEIRO
Algunos madreñeros montaban el taller en el bosque, al pie del arbol, y hacían allí las primeras labores para facilitar el transporte.
Hacia 1950 había en Somiedo casi medio millar de madreñeros que fabricaban unos 30.000 pares de madreñas al mes. Parte de ellas se vendían a dos mayoristas de Aguasmestas y a uno de León. El resto eran para consumo de la población Somedana.


 Azuladoiro, tajo de madera sobre el que se da forma exterior a la madreña coon la azuela

 Banco de madreñeiro en el que se realizaba el vaciado de la madreña con taladros, legras y gubias


 Con la llegada de las máquinas, las labores manuales se redujeron a la preparación de la madera, el lijado y tallado

 Moldes de madreñas que se utilizaban para hacer las madreñas a máquina


EL CARPINTEIRO
Una vez talado el arbol, se aserraba en el propio bosque para facilitar su transporte. Los aserradores iban de pueblo en pueblo trabajando por parejas.

 A la derecha, una sierra d´aire: se colocaba todo el andamiaje en el bosque. Un aserrador, desde arriba, guiaba la sierra y la subía, mientras que el otro, desde abajo, la bajaba serrando
A la izquierda, trunzón o tronzador: se utilizaba para partir al través las piezas enterizas

 Banco de carpintero


LA ESCUELA
Según reza una placa instalada en el exterior de la escuela:
Los niños son el futuro. En ellos debemos poner nuestra fe y nuestras esperanza. Amarlos es amar a Dios. Y porque amaron mucho a Dios, Doña Liberta Taladrid y Riesco y Don Agustín Feito y Riesco, vecinos que fueron de este pueblo, fue edificada esta escuela para refugio de sabiduría, de paz y de amor a la niñez.
Caunedo, año de gracia de 1951





LA TRASHUMANCIA
Desde concejos del interior y la marina (Belmonte de Miranda, Salas, Las Regueras, Gijón, Cudillero, Valdés...) subían a somiedo los vaqueiros d´alzada, desde marzo hasta noviembre, dando origen a siete brañas vaqueiras d´arriba: L.lamera, L.laneces La Falguera, El L.lamardar, La Peral, Perl.lunes y El Puerto.
Además de a la agricultura y a la ganadería, también se dedicaron a la arriería y al comercio con Castilla, y a la trajinería o transporte de mercancías dentro de la región. Hacia Castilla llevaban pescado, carne salada, manteca, madreñas..., y de regreso traían centeno, trigo, naranjas, patatas... Algunos incluso llegaban a La Rioja para traer vino.
Entre Asturias y Madrid transportaban viajeros "a mula entera" (el viajero iba montado todo el camino) o "a media mula" (dos viajeros compartían el mismo animal). De regreso, si no había pasajeros, solían traer velas y cirios.
Por su forma de vida, los vaqueiros fueron marginados y considerados descendientes de otra raza.

Cuando paséi pur Caunéu
dixe al machu delanteiru
que las fichas de Patriciu
nun son pa ningún vaqueiru



En la sociedad somedana tradicional, como en el resto de la Asturias rural, hombres y mujeres eran "artesanos", y sus conocimientos no se consideraban oficios. El que los tenía los había aprendido expresamente y, además, poseía las herramientas y el taller pertinente, trabajaban para su casa y, de modo remunerado, para otros vecinos del entorno.

FUENTE:  ECOMUSEO DE SOMIEDO

LOCALIZACIÓN: en Caunedo, concejo de Somiedo (Principado de Asturias)