" asturgeografic: La casa redonda

sábado, 28 de julio de 2012

La casa redonda

LOS ORÍGENES 

Las primitivas construcciones de los castros son el origen de la casa redonda. Así, los castros excavados evidencian la existencia de viviendas circulares construidas con materiales vegetales que a veces incluían una base de piedra. El techo también es de cubierta vegetal y las tabicaciones exteriores e interiores son de xebatu o sardu (varas de avellano ocastaño entretejidas) revocadas con barro o mortero.

En la Edad Media, la  superficie de la vivienda es mayor que en las casas castreñas e incluía la corte o cuadra para el ganado, compartiendo los animales y la familia el mismo espacio. La techumbre sigue siendo de cubierta vegetal y los cerramientos pasan a ser de mampostería, utilizándose el xebatu o la tabla en las separaciones interiores.


Castro de Coaña (Coaña)

Os Castros (Taramundi)

Castro de Pendía (Boal)




 LA CASA REDONDA

La casa redonda es de planta circular u oval, en un solo nivel, de muros bajos de mampostería vista sin revocar, y su trazado de adapta a las irregularidades del terreno. Carecen prácticamente de ventanas y se utilizan las puertas para iluminar y airear el interior. La cubierta aún es de paja, cónica y asimétrica, sustentada interiormente mediante una tijera central.
El interior sigue distribuyéndose en dos espacios básicos, la casa y la corte, separados por el bulao (tabique de tablas verticales),  y por encima el parreiru o pachar, donde se guarda la hierba seca, pudiendo utilizarse también como dormitorio. El suelo de la vivienda suele ser de tarrén (tierra apisonada) o de grandes llábanas de piedra donde se sitúa el llar o llariega, constituyendo el centro de la vida familiar.

Sonande, Cangas del Narcea.
Fotografía de Fritz Krüger conservada en el Museo del Pueblo de Asturias (Gijón)

Genestoso, Cangas del Narcea
Fotografía de Fritz Krüger conservada en el Museo del Pueblo de Asturias (Gijón)

Santiso, Ibias

Valdeferreiros, Ibias




LAS CONSTRUCCIONES AUXILIARES

Cuando las construcciones de planta redondeada fueron despareciendo, quedaron relegadas a construcciones auxiliares para recoger al ganado (los corros), para proteger las colmenas o truébanos (los cortinos) o para guardar las castañas (las corripas), etc.

Corro de cubierta de escoba en la Braña de Los Cuartos, Somiedo.

 Cortín en la Braña Nueva, Cangas del Narcea.

Corro de falsa bóveda en la Braña de Los Fuexos, Teverga




EVOLUCIÓN

La necesidad de crear nuevos espacios para uso de la familia o para ampliar la corte, o de adaptarse a la inclinación del terreno, hizo que la planta de la casa redonda perdiera su forma original. Finalmente, los muros serán rectos (uno, dos o los cuatro cerramientos de la casa), y cuando aparecen las techumbres de teja o de lajas de pizarra se puede hablar ya de otro tipo de casa: la casa terrena.



Fuentes: 
La casa tradicional asturiana (Ástur Paredes y Adolfo García Martínez)
Aproximación a la arquitectura tradicional (F. Xosé Fernándes Riestra y Jesús Marcos Fernández)




No hay comentarios:

Publicar un comentario