" asturgeografic: Covadonga

miércoles, 15 de agosto de 2012

Covadonga

Covadonga vista desde Priena.
Etimológicamente se han propuesto dos significados para el topónimo Covadonga: uno de origen celta que significaría “la fuente de la cueva”, y otro derivado del latín que significaría “cueva de la Señora”.

 Interior de la basílica.

 Texu (Taxus baccata)

 Colegiata de San Fernando y fuente-canapé.

En el siglo XVI se construyó la iglesia de San Fernando, y adosada a ella la actual colegiata, en el siglo XVII, que sustituyó al monasterio medieval de Santa María, regentado por monjes benedictinos. Las partes más antiguas de este edificio corresponden a los sepulcros de dos abades del siglo XI que flanquean la entrada del  “Cementerio de los Canónigos”.
La imagen actual de la Virgen de Covadonga es el siglo XVI y estuvo ubicada en la Colegiata de San Fernando hasta el siglo XIX que fue trasladada a la Cueva. En ese mismo siglo, fue transformada en la imagen que conocemos actualmente por el imaginero Antonio Gasch, añadiendo la peana con los tres querubines.
Tras la Guerra Civil, Luis Menéndez Pidal construyó un bloque gemelo, adosado a la colegiata, para Casa de Ejercicios. En el exterior se levantó una fuente-canapé realizada por Menéndez Pidal a partir de algunos elementos del antiguo canapé del abad Campomanes.


 EL PARQUE DEL PRÍNCIPE


 Antiguo mesón de peregrinos.
Construido por el abad Campomanes en 1763, fue reformado en el siglo XX y decorado en su interior con frescos de Paulino Vicente.


 La campanona.
De unos 4.000 kg de peso, fue realizada a finales del siglo XIX en la fábrica de La Felguera, obteniendo el primer premio y la medalla de honor, dentro de su categoría, en la Exposición Universal de París en 1.900



 Fósiles en la escalinata del Parque del Príncipe.


La basílica desde el Parque del Príncipe.

Hay dos versiones sobre el inicio del culto a la Virgen en Covadonga. Una de ellas habla de un ermitaño que vivía en la cueva venerando una imagen de la Virgen. Y la otra, que fue allí donde Pelayo y sus seguidores derrotaron a las tropas sarracenas al mando de Munuza en el año 722. En agradecimiento, el rey Pelayo llevó una imagen de la Virgen para que fuera allí venerada.
Posteriormente, Alfonso I y su esposa Hermesinda mandaron traer desde el Monsacro una imagen de Nuestra Señora y construyeron una iglesia en la misma cueva, pero era tan pequeño el espacio disponible que parte de la iglesia estaba volada sobre el precipicio. Es en la cueva donde se hallan los sepulcros de Pelayo y de Alfonso I.
Cuando la primitiva iglesia es incendiada por un rayo en 1771, Carlos III ordena que se levante un templo monumental, realizado en caliza rosa, que se sufragaría mediante cuestación popular. Las obras se encargan al arquitecto Manuel Reguera y comienzan en 1781, pero el proyecto no pasó de los cimientos.
En 1877, durante el reinado de Alfonso XII, se elige un nuevo emplazamiento, entre el monte Auseva y el monte Ginés, con proyecto de Roberto Frasinelli. En 1882 se suspenden las obras por falta de dinero, pero se retoman nuevamente bajo la dirección del arquitecto Federico Aparici. Finalmente, se terminó en 1901 y el templo fue elevado a la categoría de Basílica por el papa León XIII.


LOCALIZACIÓN: Situada en la falda del monte Auseva, Covadonga es parroquia del concejo de Cangas de Onís y forma parte del Parque Nacional de los Picos de Europa.



1 comentario:

  1. Completísimo ese reportaje sobre Covadonga, pero se que aún tiene cosas importantes que enseñarnos.

    ResponderEliminar