" asturgeografic: Las torres medievales asturianas

sábado, 10 de mayo de 2014

Las torres medievales asturianas

 El Torreón (El Condado, Laviana)
De origen romano, se levanta sobre un espolón calizo que hizo innecesaria la construcción de fosos y bastiones. Algunas referencias documentales le atribuyen un origen altomedieval, posiblemente del reinado de Ordoño I.
Aunque su finalidad era defensiva, también se utilizó para controlar la actividad económica del valle del Nalón y la vigilancia del paso a la Meseta a través del puerto de Tarna.

 Torre de los Sierra (Llamas del Mouro. Cangas del Narcea)
Cuenta la tradición que en el campo de La Matanza, el rey Alfonso II el Casto ganó en batalla a los sarracenos, mandando construir después varias fortalezas que puso al mando de sus mejores capitanes. Una de ellas fue una casa-fuerte con una torre redonda muy alta y almenada, la de los Sierra.

 Torre de Ferrera (Báscones, Grado)
Torre militar que pudo haber sido construida en el siglo XII, aunque algunos autores la fechan entre los siglos XII y XV.

 Torre del Campo (Proaza)
Datada en el primer cuarto del s. XIII, se cree que fue utilizada como carcel señorial y hospedaje de una guarnición encargada de controlar el territorio.

 Torre de Llanes (Llanes)
Forma parte de la muralla cuya construcción fue impulsada por el rey Alfonso X el Sabio en 1270. Tenía foso y puente levadizo.

 Torre de Pelúgano (Pelúgano, Aller)
Torre señorial para el control del paso desde el valle del Nalón hacia Castilla por el puerto de San Isidro.

Castillo de Pesoz (Pesoz)
Torre defensiva del siglo XII, situada en el interior del Palacio de Ron, en Pesoz.

 Torre de Soto (Soto de Aller, Aller)
Aunque fue edificada en el s. XII, sólo quedan restos de los s. XIV y XV.
Cuenta la leyenda que aquí tuvieron lugar los amoríos entre Doña Gontrodo y el rey Alfonso VII de León, de cuya relación nació Urraca Alfonso, quien llegaría a ser reina de Pamplona al casarse con el rey García Ramírez.
La torre es de planta compuesta: cuadrangular el lado sur y circular el oeste.

 Torre de Muñiz (Olloniego, Oviedo)
Fue construida entre los s. XIII-XIV, a orillas del río Nalón, en la ruta que une el centro de Asturias con Castilla a través del puerto de Pajares. Su función fue la de vigilar el puente (construido en el siglo XII para salvar el río) y cobrar los derechos de paso por él.

 Torre de Ruiz de Junco (San Esteban de Leces, Ribadesella)
Siglo XIV

 Saetera de la torre de Ruiz de Junco.

 Torre del palacio de Doriga (Doriga, Salas)
La torre almenada, de planta cuadrada y cuatro alturas, fue construida en el siglo XIV, mientras que el resto del conjunto palaciego se levantó durante los siglos XV-XVI.

 Torre de los Valdés (Salas)
Data del siglo XIV y está unida al palacio de Valdés-Salas por un puente con arcada.

 Torre de Tuñón (Bandujo, Proaza)
Torre defensiva del siglo XIV

 Torre de la Ferrería (Fuensanta, Nava)
De planta cuadrada, fue construida en el siglo XIV por los Álvarez de las Asturias.
Su nombre hace referencia a una antigua ferrería dedicada a la fabricación de armas.

 Cortejadora de la torre de Ciaño (Ciaño, Langreo)
S. XIV

 Matacán de la torre de Quintana (Quintana, Belmonte)
El matacán o ladronera era un voladizo con aberturas en el suelo, 
situado en los pisos superiores de las torres, desde el que se podían arrojar proyectiles u otros materiales a los atacantes situados al pie de la fortificación. Los primeros matacanes estaban hechos de madera, empezando a construirse de piedra en el siglo XIII. 

 Torre de Soto de los Infantes (Soto de los Infantes, Salas)
De carácter militar y planta cuadrada, fue erigida en el siglo XVI por Diego de Miranda.

Torre de San Román (San Román de Candamo)
Siglo XVI


Construidas sobre antiguos castros, junto al curso de los ríos, en promontorios o en terrenos llanos, las torres medievales eran a la vez defensivas y residenciales, así como centros de control económico, cuyo origen está relacionado con los enclaves romanos que, estratégicamente situados, controlaban las vías de comunicación.
Podría decirse que las torres situadas en lugares elevados, con difícil acceso y mucha visibilidad suelen ser altomedievales, mientras que las localizadas en zonas más bajas suelen ser del período bajomedieval. En general, las torres altomedievales van siendo abandonadas a partir del siglo XIII debido a la mejoría de las comunicaciones terrestres y marítimas, y a la creación de las polas, que se constituyen como unidades tanto político-administrativas como económicas y comerciales.
Así, las torres señoriales se concentran, generalmente, en las zonas donde las condiciones geográficas favorecen la rentabilidad económica de las explotaciones forestares, pecuarias y agrícolas.
Las torres de la Baja Edad Medida tienen más huecos para facilitar la entrada de luz y los espacios se distribuyen verticalmente, combinando caracterísiticas domésticas, defensivas y ofensivas En el exterior se le añaden elementos ornamentales que denoten el prestigio de sus moradores y su poder económico.
Ya en el siglo XVI, este tipo de arquitectura se sustituye por otra de carácter civil de estilo renacentista.





1 comentario:

  1. Se nota que eses madreñes llevan kilómetros de caleyas ¡qué guapa entrada!. Un abrazo.

    ResponderEliminar