" asturgeografic: Las termas romanas de Campo Valdés

domingo, 4 de noviembre de 2012

Las termas romanas de Campo Valdés


 MENS SANA IN CORPORE SANO

Las termas eran espacios, públicos o privados, a los que acudían los cuidadanos para tonificar el cuerpo; y también constituían un punto de encuentro y relación.
Estas instalaciones abrían al mediodía, cuando las estancias estaban ya caldeadas y el agua de las piscinas caliente, y cerraban al anochecer. Dado que su precio era módico, podían acudir todos los miembros de la comunidad, incluidos los esclavos, por lo que era frecuente que acudieran a las termas después del trabajo, y permanecieran en las instalaciones hasta la hora de la cena.


LOS EDIFICIOS TERMALES

La funcionalidad de la arquitectura termal queda reflejada en el esquema básico que se repite en todos los edificios destiandos a este fin, y que consta de 4 salas: apodyterum, frigidarium, tepidarium y caldarium.

  Restos del hipocausto del apodyterum o vestíbulo

El frigidarium o habitación fría contaba con una piscina de agua fría.

Tepidarium o habitación templada.

El tepidarium contaba con un hipocausto de columnillas de ladrillos cuadrados.

El caldarium era una habitación para baños calientes.

Un largo pasillo marca el eje en el que se disponen las diferentes dependencias: el usuario accedía al apodyterum, que estaba conectado con el frigidarium y la piscina de agua fría. Después entraba al tepidarium y finalizaba el recorrido en el caldarium, que solía tener una piscina de agua caliente. Era frecuente que, como en las termas de Campo Valdés, hubiera una estancia llamada sudatio o sala de sudoración.


EL HIPOCAUSTUM

Es el sistema de calefacción que se utilizaba para caldear las estancias. Para ello, las habitaciones se levantaban sobre un sótano mediante pilastras de ladrillo (redondo o cuadrado), lo que permitía que, al encender un hogar en el subsuelo, el aire caliente cirulara entre ellas, caldeando así las estancias superiores.





LAS TERMAS DE CAMPO VALDÉS

 Situadas en la falda del Cerro de Santa Catalina, las termas de Campo Valdés eran de uso público y tuvieron varias fases constructivas. El primer edificio termal es de finales del siglo I y principios del II d.C., añadiéndosele a partir de esta fecha varias estancias nuevas decoradas con pinturas de motivos geométricos y vegetales. 


 Durante la Edad Media, la zona se convirtió en lugar de culto y necrópolis.

Descubiertas casualmente en 1903 al realizar las obras del alcantarillado delante de la iglesia de San Pedro, parte de la extensión total de las termas está aún bajo los cimientos de la iglesia.


(Las termas de Campo Valdés se pueden visitar en la villa de Gijón)




2 comentarios:

  1. Seguro que te pegaste un bañín...

    ResponderEliminar
  2. Seguro que después se fue de folixa... que lo sé yo. Buenas fotos, la nube que estaba en "la ciudad más importante y moderna de Asturias", es un Estrato.

    ResponderEliminar